Mostrando entradas con la etiqueta Fogaral Cáritas Zaragoza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fogaral Cáritas Zaragoza. Mostrar todas las entradas

05 octubre, 2009

Tertulia en FOGARAL



Cadiera, tertulia junto al fuego





Fogaral, calor de hogar









La crisis tiene nombres y apellidos: los de quienes se enriquecieron y permitieron desmanes y los de quienes están sufriendo las consecuencias.
Nuestro relación diaria con personas y familias necesitadas provoca que numerosos periodistas contacten con nosotros solicitándonos la mediación son alguien que ayude a poner rostro en sus crónicas. El paro, el transeúntismo, la enfermedad mental o la prostitución dejan de ser entelequias si en las noticias aparecen los testimonios de personas afectadas por esas situaciones.
Pero esa mediación no siempre es fácil ni posible.
En esta ocasión, las movilizaciones vecinales protestando por la prostitución callejera en determinados puntos de Zaragoza nos ha colocado en el punto de mira de muchos medios de comunicación: Cáritas Zaragoza conoce bien esta realidad porque el centro Fogaral, abierto desde 1988, acoge diariamente a muchas mujeres que están en la prostitución.
La presión mediática les ha sorprendido en el inicio de curso y sus responsables, así como la dirección de Cáritas, han respondido a cuantas peticiones periodísticas han llegado (tanto locales, regionales, como nacionales). Pero estaba pendiente dar voz a las mujeres y hacerlo con sus reglas. Así nace la idea de mantener un café tertulia con dos periodistas que han profundizado especialmente en el conocimiento de Fogaral y lo han transmitido en sus reportajes.
Y el encuentro se produjo el viernes pasado. En una de las salas de Fogaral nos reunimos doce mujeres, siete de ellas eran las protagonistas: Josefina, Luci, Elisabet, Maribel, Mercedes, Alexandra y Emi (nombres ficticios de las mujeres). Las siete tuvieron la generosidad de contarnos sus experiencias y de compartir retazos de sus vidas: sueños, lucha por un futuro mejor, amor a sus hijos y a su familia, sufrimiento, dolor, impotencia, agradecimiento a quien está a su lado…
Piden respeto y protección. ¿Tendremos la valentía de ayudarlas?